lunes, 22 de agosto de 2016

Seguro de decesos para niños: ¿Sí o No?

Tenemos una cultura en la que apenas se habla de la muerte y en la que hacer un testamento parece que trae mal fario. A mí personalmente es algo que me aterra, tanto la mía como la de los míos. Por eso hace poco decidí hacerle un seguro de decesos a mis hijos. El seguro de los muertos, para que me entendáis.


En mi familia siempre se ha tenido, aún recuerdo cuando el señor del seguro venía a casa de mi abuelos a cobrarle el recibo.
Riiiiiiing
Sí? Ya?
Diego, que sube "el de los muertos ".
Yo me imaginaba que venía un hombre encapuchado con una guadaña y resultaba ser un señor trajeado con una carpeta. Por cierto, Diego era mi abuelo y lo adoraba.
¿Habéis vivido esta escena vosotros también?

Dicen que el seguro de decesos es el más rentable de todos los seguros ( para la aseguradora, claro!) porque puedes llevar años y años pagando hasta que lo usas y en el momento de usarlo, a pesar de que morirse es caro, has podido haber pagado 3 enterramientos o uno VIP, tipo Princesa de Gales, pero yo, a pesar de todo, he decidido hacerlo para mi marido y para mis hijos, el mío lo pagan mis padres.

Y os preguntaréis, ¿por qué? Pues por dos razones:
La primera es porque, ¿Quién sabe cómo estará mi economía en el momento de tenerlo que usar? Ya os he dicho que un enterramiento es caro, al rededor de 3.000 euros,  alucinante, verdad?
Si en ese momento no tuviera esa cantidad en el banco, cuáles son las alternativas? 1) Pedir un crédito para que mis familiares tengan una sepultura digna o 2) pedir prestado el dinero a familiares? 
Ninguna de las dos opciones me parecen bien. 
La primera obvio, prefiero pedir préstamo para irme de vacaciones y la segunda más obvio todavía, no es de mi estilo "pasarle el muerto" a otro y disponer de la economía de otra familia por muy familia mía que sea.


Y la razón principal por la que hice un seguro de decesos para toda la familia fue, porque llegado el momento, Dios quiera que sea dentro de muchos muchos pero que muuuuuchos años, creo que no estaré en condiciones de encargarme de nada, de pensar en nada, sólo querré que se encarguen de todo y yo sólo querré despedirme de ellos.

Seguro de decesos sí o no?  Rotundamente Sí.
Dormir tranquila por una cuota de menos de 60€ al año, no merece la pena?
(Ésto es lo que me ha costado los tres)

Por eso os aconsejo que le déis una vuelta a todo ésto y penséis que es más serio de lo que parece, bien por tu tranquilidad y por la de tu familia.

¿Y tú tienes preparada tu partida o a la de los tuyos?

jueves, 18 de agosto de 2016

Ya debería haberle abandonado

Ya debería haberle abandonado, debería haber empezado a trabajar, ya me tendría que haber separado de él, un bebé que acaba de cumplir los cuatro meses. Se acabaron las 16 semanas, se acabaron los 112 días, qué largo parece, verdad? Pero no lo es, mi bebé tenía sólo tres meses y medio cuando acabó, una personita dependiente aún de mí, y yo de él. 



Si según la OMS durante los 6 primeros meses de vida sólo hay que alimentar a un bebé con lactancia materna, por qué hemos de incorporarnos antes a trabajar? 
Ahh ya, ya lo entiendo, las leyes las hacen los políticos, mayormente políticos hombres, porque los políticos mujeres, sacrifican su maternidad para llegar al ser "alguien" en el panorama político nacional, que por cierto, vaya panorama! 
Ellas que deberían dar ejemplo y disfrutar su baja, no lo hacen, así que, no se les queda corta. 
Pero a mí sí, se me queda corta, cortísima, mi bebé ni siquiera tiene la cabeza aún, técnicamente es un recién nacido y ya lo tendría que abandonar, lo tendría que dejar para que otros lo cuiden por mí y así poder ir a trabajar, para poder ganar el pan y darle un hogar con todo lo necesario, con todo lo necesario, pero sin mí, sin su mamá.

Sé que debo dar las gracias por tener un trabajo al que acudir y que antes las mujeres trabajadoras estaban peor, pero me da igual, yo quiero, necesito quejarme, desahogarme porque empieza la cuenta atrás. He podido juntar vacaciones y días de lactancia  para poderlo dejar un poquito más mayor, "pan para hoy y hambre para mañana" porque pronto llegará ese momento de la separación, del "abandono" en la escuela infantil, porque no tengo a nadie que me lo cuide y además, no quiero (aunque eso ya es otro debate), sólo me queda un consuelo, la esperanza de que me duela menos que la primera vez, por la experiencia ya vivida y porque con quiénes le dejo, ya no son unos desconocidos, de hecho se han convertido en parte de la familia.

Mi madre me enseñó a fijarme en los que eran buenos y sacaban buenas notas, para intentar ser como ellos y así fomentar mi afán de superación, ojalá España se fije en los países del norte de Europa, en muchas cosas, pero.sobre todo en la conciliación, en la cultura de la vida familiar. Me gustaría cuidar más de mi hijo y luego compatibilizar mi vida profesional y mi vida familiar, sin que me miren mal por reducir mi jornada laboral. 

Me gustaría tantas cosas... quimeras, ojalá un día no los sean, mientras tanto... voy a seguir disfrutando de mi bebé las 24 horas, mientras pueda.

lunes, 8 de agosto de 2016

El Conejo Blanco: un regalo que es puro amor♡

Si vas a tener un bebé, ya lo tienes o quieres regalar para uno especial , te va a encantar #ElConejoBlanco de Alimaravillas.

El Conejo Blanco es un conjunto de chupetero y sonajero hecho a mano por Alimaravillas. Ali empezó a hacer crochet y ya no pudo parar. Hace todas sus creaciones con material de calidad, 100% algodón.


El sonajero no me puede gustar más porque me recuerda a los de antaño pero suavecito y blandito para que el bebé juegue sin ningún peligro. 

El chupetero al estar hecho casi al 100% de algodón (menos la pinza) es suave y sin peligro de arañazos y roces por el cuello o la carita del bebé.


Ya sabemos lo que ruedan los jueguetes de los bebés por el suelo, así que si se cae o se mancha no te preocupes te damos unos consejos de lavado para que tu #ConejitoBlanco quede de nuevo impoluto y listo para volver a las manitas de nuestro bebé: lavado a mano y con agua tibia para que aguanten los colores y detergente neutro o para ropa delicada. Y muy importante,dejar secar muy bien.

Cuando le presenté a #ConejoBlanco a mi pequeño, lo cogió fácilmente, se lo puso en la carita y se durmió. Tiene un soniquete de cascabeles que le ayudó a relajarse.


Si os ha gustado tanto como a mí #ElConejoBlanco, lo podéis pedir a través de su web http://alimaravillas.bigcartel.com con el color que queráis. Además, los seguidores de La Guinda de Limón estamos super de enhorabuena, tenemos un 15% de descuento en los  pedidos vía mail o mensaje privado en Instagram indicando el código LAGUINDA15.
¡No perdáis la oportunidad de tener vuestro Conejo Blanco más baratito!

Mi Limoncito no puede ser más feliz, es cogerlo, pasárselo por la carita y a dormir... Zzzzz

A mí me encanta porque soy muy fan de lo artesanal, creo que cada pieza lleva un trozo de vida y de corazón de la persona que lo hace y además Conejo Blanco viene con instrucciones bien dadas por Alimaravillas, velar los sueños de mi bebé y además jugar con mi Guinda y vaya si lo.está haciendo!

Muchas gracias Ali por tanto cariño puesto en nuestro Conejo Blanco.

Ah! Y no dejéis de pasar por su web! Tiene más cositas molonas para los bebés más cool.
¡Besitos!