border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : Mis tetas nos valen para lactar

miércoles, 4 de mayo de 2016

Mis tetas nos valen para lactar

Si si, eso mismo, tal como lo lees, mis tetas no valen para lactar.


Cuando nació mi hija me dijeron que mi pezón no valía y que me pusiera pezonera,  cosa que dificultó mucho mi lactancia junto con que al haber sido cesárea, subió tarde la leche y empezamos con lo biberones.  La niña una vez probó la facilidad del biberón me dijo que la teta me la quedara yo, lógico, desde pequeños sabemos lo que queremos y ésta no quería trabajar. 

Aparecieron grietas a pesar de las pezoneras, grandes, muy dolorosas y con sangre, un día ví como mi Guinda después de una tetada tenía toda la boca llena de sangre y a pesar de esa imagen dantesca y gracias a las hormonas, que te ponen cabezota, seguí intentando dar el pecho. El basta llegó cuando mi matrona me dijo que, mis pezones valían y que no tenía necesidad de pezonera, y haríamos un experimento, nada de bibi durante una semana y las tomas serían mínimo cada dos horas. Aguanté dos días, porque la niña se convirtió en Chuki del mal genio que le entró por el hambre que tenía, pero no consentía tomar teta.

Embarazada del segundo me preocupé por informarme,  asesorarme sobre lactancia y después de mi primera experiencia sabía por lo menos, qué no debía hacer. 
Al hospital me llevé un bibi de Medela, que tiene el mismo mecanismo de succión que el pecho, por si volvía a tener una cesárea y si en el hospital no practicaban el piel con piel. 
Finalmente fue parto vaginal y se inició todo el protocolo para tener una lactancia materna de éxito. 

Yo tenía muy bien aprendido los requisitos para que así fuera:
  • Enganche correcto con boca en forma de pez.
  • Abertura de la boca grande en el momento del enganche. 
  • Nariz a la altura del pezón. 
  • Barriga del bebé contra barriga de la mamá.
Todos los hacía y los hago correctamente, pero han salido las temidas grietas.  ¿Por qué? 
Quizás porque mis pezones tienen una piel muy sensible y de estar guardaditos 36 años a sufrir una actividad diaria de 7 o más tetadas con un bebé succionando sin conocimiento, quizás pueda afectar. Pero ésto han de decirlo en las clases de preparación al parto.


Y cómo curarlas? Pues con lanolina después de que haya comido el bebé, con la propia leche para desinfectar y dejándolas al aire.

Tooooodo eso lo he hecho y nada, a mí no se me curan. De hecho pienso, que hubiera sido de mí sí viviera en Finlandia? O hubiera parido en pleno diciembre? 
Pues que hubiera muerto congelada o arruinada por poner la calefacción de la casa en modo caribe, nunca hice tanto top less en los días de mi vida.


En fin, que mi conclusión es que mis tetas no están hechas para lactar, demasiado sensibles para tanto actividad de succión.

Y vosotros diréis, paciencia que ya hará callo, callo lácteo se llama, ahí queda eso!
Y cuando sale ese callo por Dios!? 

Yo no sé cuánto voy a aguantar, ya que el dolor es como mil agujas se clavaran en el pezón en el momento del enganche.


La lactancia materna es dura y complicada por muy natural que sea y quien diga lo contrario, ES MENTIRA!



Si optas por lactancia materna ármate de paciencia y piensa que puedes sufrir y has de estar dispuesta a ello. Ésto no te lo dicen en las clases de preparación al parto.

10 comentarios:

  1. 1 mes tardó en salirme el callo del que hablas!! Ánimo y paciencia!!

    ResponderEliminar
  2. 1 mes tardó en salirme el callo del que hablas!! Ánimo y paciencia!!

    ResponderEliminar
  3. Hola guapa! la verdad es que es desesperante... a mi me pasó lo mismo con Tomás, era terrible el dolor y terminaba sacándome la leche con el sacaleches que encima no ayudó claro y el pobre parecía que tomaba batido de fresa... Con Martín me informé bien, lo intenté y aparecieron las temidas grietas, demasiada humedad para una piel tan sensible... sabes lo que hice? no aplicar lanolina ni nada de nada...Y por fín la piel comenzó a reaccionar ella sola y...funcionó! no se si lo habrás intentado así... Muchos besos y ánimo!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Elena, yo estoy de acuerdo contigo DUELE Y MUCHO. Con el primero me pase casi dos meses que lloraba por las noches con las tomas porque no aguantaba el dolor y decía que por la mañana se había acabado sufrir que compraba un biberón! Luego por la mañana me daba pena tirar la toalla y seguía intentándolo. Al final conseguí hacer callo y deje de sentir ese dor insoportable y pude darle el pecho hasta los seis meses que con el trabajo tuve quedejarlo. Mucho ánimo y si al final optas por el biberón ole tú, que lo intentastes hasta el final. Gema

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que en las clases de preparación al parto no te cuentan muchas cosas. Yo con la primera entreque fue cesárea, prematura y mis pezones invertidos no tuvimos mucha suerte y estuvimos con lactancia mixta 6 meses. Y con éste pues me pasa como atí, que me he informado mucho, tengo una amiga asesora de lactancia que espero que me ayude.

    ResponderEliminar
  6. Entiendo lo que estás pasando porque también pasé algo así pero sin que me sangrara el pecho, pero el dolor es terrible, te llega hasta la espalda, ouch!! Todo eso paso a los tres meses de amamantar, prácticamente lo de mi niña fue lactancia exclusiva, muy poco biberón. Yo use pezoneras por unas semanas hasta que se curaron un poco, pero te digo que todo tiene que ver con la posición del bebe al amamantar, que aunque creemos que lo estamos haciendo bien, hay algo de la técnica que está fallando...Aquí estamos casi tres años después todavía amamantando. Saludos y adelante!

    ResponderEliminar
  7. Ayy amiga! Cuánto siento que no estés teniendo una lactancia como imaginabas y como mereces... Seguro que te suena a cuento chino si te dicen que la lactancia materna puede ser placentera.
    No vamos a decir que la lactancia es siempre happy flowers, ni que siempre es duro, sacrificado y problemático, porque eso tampoco es.
    Lo normal y lo habitual es que no haya dificultades, igual que en el embarazo y en el parto, pero cuando las hay, las hay y son reales: un mal agarre, un frenillo corto, una mala postura, una piel muy delicada con tendencia a las grietas...
    Es importante normalizar la lactancia para que las madres estemos en contacto y nos ayudemos, ya que muchas veces estas dificultades tienen fácil solución y otras veces la solución implica mucho aguante y muchísima paciencia, y puede ser deseperante.
    Pero lo primero y principal es que TU estés segura de lo que quieres hacer, sin sentirte jamás presionada ni obligada. Si decides seguir adelante con la lactancia seguro que encontrarás a muchas mujeres que han pasado por situaciones parecidas y te pueden aconsejar, pero si decides pasarte al biberón no permitas que nadie te juzgue por ello ni te sientas en posición de tener que justificarte lo más mínimo ante nadie (y mucho menos decir que un sólo milímetro de tu cuerpor "no vale", que tú vales oro de los pies a la cabeza).
    Decidas lo que decidas, cuentas con mi apoyo.
    Es tu cuerpo, es tu bebé y es tu decisión.
    Muchísimo ánimo! Un abrazo apretao!

    ResponderEliminar
  8. Ayy mucho ánimo, yo estuve con grietas unas 3 semanas y luego cuando se quitan aún te queda el dolor psicológico cada vez que toca toma, pero nosotras somos fuertes y podemos con todo lo que nos echen, lo único que tienes que hacer es estar segura de querer dar teta y no dudar ni un momento. Lo único que no me ha gustado es lo último de que quién diga que no es dura la lactancia miente, déjame decirte que es dura al principi, pero como todo en la vida, y te digo yo que ya llevo 2 años y medio lactando que lo único duro que tiene es ver cómo tus preciosas peritas se convierten en pimientos arrugaos jajja
    Un beso enorme y pa' lante...

    ResponderEliminar

Anímate y deja tu comentario!