border-top: (nº >0)px double #f289c6; border-bottom: (nº >0)px double #f289c6; border-right: 0px double #f289c6; border-left: 0px double #f289c6; La Guinda de Limón : junio 2016

miércoles, 29 de junio de 2016

Probamos la Little Babyni de Babymoov

El pasado mes de mayo, Babymoov me invitó a una clase de Mamifit, que ya os contaré más adelante y nos presentó un producto que nos viene al pelo para las vacaciones de este verano, la Little Babyni.





Little Babyni es una cuna de viaje y parque de juegos a la vez, a mí me encantó la idea, porque ya sabéis lo que me gustan los productos versátiles para los bebés. Hacer una inversión en un producto de puericultura que puede servir para varias cosas o durarte en el tiempo es algo que me rechifla, ya que cuántos artículos se quedan casi nuevos por darles poco uso en la vida de un bebé?

En cualquiera de las dos opciones el bebé podrá disfrutar estando seguro y protegido tanto en el interior como al aire libre.


Babyni tiene juguetitos con los que se podrá divertir el bebé.

Tiene un colchón extraíble, su capota es plegable y protege del sol ya que su material es anti UVA y UVB 50+ y por último pero no menos importante gracias a su mosquitera con cierre de cremallera tu bebé estará protegido de las temibles picaduras de los mosquitos.



Nosotros la estamos usando para bajar cada día a la piscina y ya véis como está mi pequeño de feliz en su Babyni.

Además tengo que contaros que es muy ligera, viene con una funda (bolsa) con asa muy práctica para transportarla, ya sabemos lo cargados que vamos los papás siempre a la playa o piscina. Se despliega en dos minutos y se pliega en 3, yo con estas maniobras soy un poco torpe, pero en cuanto coja práctica la pliego en 1 minuto! jajaja.



Podéis encontrar la Little Babyni en tiendas de puericultura especializadas que puedes consultar aquí o tiendas online como Amazon.

Me encanta la Little Babyni por su versatilidad, por la calidad del producto y porque está pensado en el disfrute del bebé y en la comodidad de los papás, cosa que no muchas marcas hacen con sus productos. La recomiendo al 100%, es un articulo must have en mi maleta para estas vacaciones, no te parece?




viernes, 24 de junio de 2016

Es una niña verdad?

Ya me ha pasado en alguna ocasión de que alguien se acerque al carrito y diga:
Ayyyy que mona. Es una niña, verdad?Y resulta que el niño, junto con los accesorios del capazo  (colcha y sábanas) van en azul celeste.
Y contesto: No, es un niño.Ahhh, es que con esa ropa pensé que era una niña.



Perdóname sociedad actual que quiera vestir a mi hijo como un bebé, venga voy a matizar, como un bebé a la antigua, venga sigo matizando, como un bebé de los de antes o si os gusta más, como un bebé pijo.

Peleles, ranitas, lacitos, flores, ... ese ha sido el fondo de armario de mi hijo en su primera puesta y aún hay cosas que los sigue llevando.

Me gusta vestir así a mi bebé  y qué? Es menos niño por eso? Yo le sigo viendo el mismo paquete.
Cada uno viste a su hijo como quiere o no?
Me da muchísimo coraje tener que justificarme por ello.


Perdonad mi enfado, pero estoy cansada ya de algunos cometaritos.

Mi hijo va vestido de bebé y cuando ya no lo sea, o lo sea menos, vestirá con ropa de más mayor.  Yo acepto y no comento sobre los atuendos de niños que van por la calle, porque respeto profundamente la decisión de los padres, aunque me parezcan un horror, así que, mi naturaleza hace esperar lo mismo de los demás, aunque no siempre es lo que ocurre.

Me gusta vestir a mi hijo de bebé, porque es un bebé y pronto dejará de serlo, más pronto de lo que me gustaría y tendrá toooooda la vida para vestir como un mayor, no creéis?

En fin, Sociedad Actual, no pido que estés de acuerdo conmigo, sólo pido que respetes mi decisión, mi bebé ahora es un bebé e irá de bebé, porque ya tendrá tiempo de ir a la moda.

Déjese de convencionalismos Sociedad Actual, y tenga la mente abierta que es lo que toca, para  ver tanto a bebés de piqué como a los de jeans y ver con naturalidad a un bebé niño también vestido en tonos rosas, por qué la ropa no tiene ni estrógeno ni testosterona.

viernes, 17 de junio de 2016

Mis dos meses de bimaternidad, los dos meses de mi bebé

Hoy es 17 de junio y hace dos meses que Darío llegó a este mundo.
Dos meses, 60 días, 1440 horas y 480 tomas aproximadamente. En estos dos meses he sufrido, he llorado, he dormido poco, ... pero en la cara buena de la moneda, he DISFRUTADO.

A pesar de ser mi segundo hijo he vivido muchas primeras veces, he parido, cosa que deseaba profundamente, he dado el pecho de manera exclusiva y a pesar de todas las dificultades, ha sido maravilloso, he vividos momentos únicos él y yo, que se quedan para mí.

Foto realizada por mi Guinda sin darme cuenta

Lo mejor es ver cómo mi hija quiere a su hermano, sin duda, cada día tengo más claro, que el mejor regalo que unos padres pueden dar a sus hijos es, además de pasar tiempo con ellos, un hermano. Daniela no para de besarle, de acariciarle, de mimarle, se implica en todo lo que una niña de 4 años puede y quiere implicarse y le encanta su papel de hermana mayor.



He podido comprobar que es verdad la frase que he escuchado tantas veces cuando estaba embarazada, "Tener dos hijos no es trabajo doble, es triple o cuádruple", con razón el trabajo se multiplica y tienes la sensación de no llegar a nada, así que no me quiero imaginar qué será de nosotros cuando empiece a trabajar, pero como aún queda para eso, no voy a anticiparme. En muchas ocasiones estoy cansada e irascible, no tengo la paciencia que normalmente tenía y lo pago con quién menos culpa tiene, o si? Daniela está más rebeldilla, no obedece como antes y no sé si es por el hermano o por los cambios que ha vivido este año (cole, nuevos compañeros, nueva situación familiar). Y yo me siento mal por no saber cómo gestionar algunas situaciones.

Darío es un niño muy bueno que nos lo está poniendo muy fácil, no es mal comedor, es dormilón, y poco llorón. Los momentos más difíciles han sido cuando los gasecitos le han incomodado.
Hace dos semanas que ha empezado a sonreír y a mí se me cae todo, bueno, a mí y a toda la familia, porque es genial cuando empiezan a interactuar contigo, verdad?
Me paso horas mirándolo, lo cojo cuando me apetece y no me importa que se esté "acostumbrando" a los brazos, porque soy consciente de que será mi último bebé y quiero atesorar y disfrutar cada segundo.

La maternidad, como la vida, tiene cosas buenas y otras no tan buenas, o más difíciles, pero compensa  al 100%, por lo menos a mí.

Mi niño llegó hace dos meses a nuestras vidas, 60 días, 1440 horas y 480 tomas aproximadamente, dos meses que he disfrutado, se han disipado todos los miedos que tenía por tener un hijo varón, y por todo ello soy feliz,  pero sé que lo bueno... Está por venir. 



jueves, 9 de junio de 2016

Dispositivos para solventar la mala educación

Al hilo de la lectura de este artículo sobre la instalación de dispositivos en transportes públicos, que detectan embarazadas para que puedan ocupar su asiento reservado, me hace recordar y os cuento una "anécdota" que viví.

Dispositivo detecta embarazadas por Bluetooth 
En mi primer embarazo usaba el transporte público a diario para ir a trabajar, fue un embarazo invernal, con lo que los primeros meses era difícil detectar mi estado de buena esperanza . Yo no era, ni soy, una persona que pida el asiento, con lo que en muchas ocasiones me quedaba de pie, pero la verdad es que no me importaba, porque es algo que no recuerdo cómo problemático, generalmente la gente, cuando se daba cuenta que estaba embarazada, me cedían el asiento, menos un día.

Salí de trabajar, era viernes a medio día y había quedado para comer. Estaba en mi último trimestre de  mi primer embarazo, con lo que ya se notaba que estaba embarazada. Entre en el vagón y estaba lleno, hora punta, hacía mucho calor, me quité el abrigo y algunas miradas se posaron en mí, pero ninguna reacción. Hacía mucho calor, empecé a agobiarme con tanta gente y una chica, que iba de pie, se percató de mi mala cara y de mi estado, estaba abanicándome y dijo en voz alta:
¿Es que nadie va a dejarle el asiento a esta chica que está embarazada?
Yo estaba colorada como un tomate por la situación y el calor que hacía allí dentro, me estaba empezando a marear y lo más fuerte es que nadie se levanto, nadie!Justo el tren se paró, a mí me quedaban un par de estaciones pero me bajé en esa, le di las gracias a la chica que murmuraba lo mal educada que había sido la gente conmigo.
Gracias, me bajo aquí porque me estoy mareando. - Y bajé.

Fue muy fuerte la situación, nadie me cedió el asiento y me vieron, muchos no pudieron poner la  escusa de que no me habían visto porque estaban leyendo, dormidos o con el móvil (treta que muchos hacen cuando se sientan para no ver quien entra y tener que cederlo). Yo estaba colorada de vergüenza, ajena y no entendía ni entiendo como a ese tipo de personas no se les caía la cara.



Me parece genial este tipo de dispositivos en los transportes para que avise, si la futura mamá lo quiere, de que hay una embarazada y así le cedan el asiento, aunque no es la panacea, porque por mucho aparato que haya, está en los usuarios del transporte que quieran ceder el asiento.

Además de los dispositivos yo apuesto por la educación cívica desde la niñez, porque los niños que educamos hoy en el civismo y en la empatía, son los adultos del mañana.

Y a tí, te pasó alguna vez algo parecido? ¿Te gustaría que la empresa de transportes de tu ciudad los instalara?
¡Cuéntamelo!